Atzealdea

Power4Bio, un impulso a la bioeconomía en diez regiones europeas

El proyecto POWER4BIO se centra en apoyar a las regiones europeas para impulsar la bioeconomía en sus áreas y analizar la transición desde un punto de vista realista y competitivo. Las actividades del proyecto están respaldadas por 3 millones de euros de financiación de la Comisión Europea en el marco del programa Horizonte 2020.

Las actividades incluidas en el proyecto se llevarán a cabo en cinco regiones en Europa Central y Oriental y en otras cinco en Europa Occidental, la idea es que cualquier región europea pueda beneficiarse de los resultados obtenidos. En total, son diez regiones que representan una población estimada de 88 millones de europeos, un PIB de 2,4 mil millones de euros y una superficie de 450.000 km2.

Para ayudar a lograr sus objetivos, POWER4BIO equipará a estas regiones con las herramientas y directrices que necesitan para implementar estrategias de bioeconomía sólidas, sostenibles y competitivas a corto plazo mediante el aprovechamiento de tecnologías maduras. Esto implicará el uso de biomasa (agro-forestal y residuos agrarios) y recursos naturales de otros sectores. Gracias a la variedad de regiones que participan, las estrategias desarrolladas serán adecuadas para el resto de Europa, lo que significa que cada área puede adaptarlas de acuerdo con sus materias primas y recursos locales. El uso de estas materias primas de origen natural ayudará a desarrollar nuevos productos más sostenibles en los sectores de textiles, plásticos, automóviles, alimentos para humanos y animales, fertilizantes y muchos más.

POWER4BIO comenzará por mapear los subproductos y las materias primas disponibles en cada región, así como la capacidad que tienen las regiones en cuanto a conocimientos técnicos, tejido empresarial, logística, etc. para impulsar la transición hacia una economía bio-basada. Se realizará una evaluación para analizar qué tecnologías actuales son adecuadas para utilizar y transformar las materias primas disponibles. Se aplicarán una serie de mejores prácticas en Europa y se elaborarán planes de trabajo y directrices para ayudar a las regiones a comprender, identificar y seleccionar las soluciones más adecuadas para desarrollar su bioeconomía local.
 

Imagen Noticia