Atzealdea

Escenarios para la bioeconomía de la UE en 2050

Un estudio con cuatro escenarios alternativos para la bioeconomía de la Unión Europea (UE) en 2050 ha sido publicado recientemente por un grupo de expertos en la materia. 

La Estrategia de Bioeconomía de la UE de 2018 tiene como objetivo desarrollar una bioeconomía circular y sostenible para Europa, fortaleciendo la conexión entre la economía, la sociedad y el medio ambiente. Además, aborda desafíos globales como el cumplimiento de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) establecidos por las Naciones Unidas y los objetivos climáticos del Acuerdo de París. Dada la situación actual, una bioeconomía circular y sostenible puede ser un instrumento fundamental para el Pacto Verde en la era posterior al COVID-19, haciendo que la UE sea más sostenible y competitiva. Es por ello, que el Centro Común de Investigaciones (Joint Research Centre, JRC) de la Comisión Europea (CE) en colaboración con la Dirección General de Investigación e Innovación, ha creado una red de expertos para contribuir al Centro del Conocimiento de Bioeconomía de la CE. Con ayuda de más de 50 especialistas, un equipo de seis expertos ha construido cuatro escenarios alternativos para la bioeconomía de la UE en 2050, basados en los múltiples impulsores que pueden afectar su futuro y su interacción. 

Se han desarrollado cuatro narrativas de escenarios para la bioeconomía de la UE de 2050, con 2030 como punto intermedio:

Escenario 1: Do it for us (Háganlo por nosotros) donde se diseña e implementa un conjunto de políticas para fomentar un cambio radical en los sistemas de suministro sin cambios sociales. Además, el calentamiento global se logrará mitigar, de modo que para 2100, el aumento de la temperatura global se podrá mantener alrededor de 2 ºC. Como resultado se muestra que en 2050, las desigualdades sociales aumentarán y más del 50% de la renta real de la población europea será más baja que en 2020 aunque la meta climática casi se alcanza.

Escenario 2: Do it together (Háganlo juntos) en el que tanto el sistema político como la sociedad se alinean para lograr el objetivo de neutralidad climática y los ODS. De esta manera, el mundo estará en camino de mantener para 2100 el aumento de la temperatura en 1,5 ºC. El resultado económico más relevante de este escenario es la reducción de la producción en masa y el aumento de la producción local de alta calidad basada en la comunidad. La bioeconomía, incluida la industria alimentaria, ofrece productos innovadores para la salud y la sostenibilidad y la meta climática se alcanza en su totalidad.

Escenario 3: Do it ourselves (Hagámoslo nosotros mismos) donde se muestra un sistema político con incapacidad para implementar políticas climáticas y ODS significativas. Además, el Acuerdo de París no se logra alcanzar y debido a ello el aumento de la temperatura global se mantendrá en 2,5 °C para 2100. Sin embargo, los consumidores cambian sus actitudes y comportamiento bajo el impulso de movimientos sociales cada vez más influyentes y las secuelas de una serie de crisis dramáticas. El resultado es el cambio en la demanda, que impulsa la adaptación del sistema de suministro. Esto da como resultado el aumento de las tasas de producción comunitaria de alta calidad. La bioeconomía, incluida la industria alimentaria, aumenta ligeramente la innovación para los productos de salud y sostenibilidad, basada en fondos propios. Al mismo tiempo, la comunidad empresarial apoya firmemente el impulso de la transición ecológica, pero hay una falta de financiación por parte de las administraciones públicas, y es en este escenario donde las empresas locales y las PYMES tienen una ventaja sobre las grandes corporaciones aunque no se consigue la efectividad climática.

Escenario 4: Do what is unavoidable (Haga lo inevitable) donde los estilos de vida no se cambian significativamente con respecto al sistema económico y productivo actual. Ni administración ni sociedad adoptan de manera proactiva medidas para combatir el cambio climático y el calentamiento global, con las emisiones de gases de efecto invernadero en camino hacia un aumento de temperatura de 3,5 °C para 2100. De esta manera, los objetivos del Pacto Verde Europeo y los ODS se incumplen. Por otro lado, la innovación no cuenta con apenas apoyo político y los combustibles convencionales dominan el mundo, aunque existe una pequeña proporción de biocombustibles. 

Como conclusión el informe presenta reflexiones iniciales sobre las vías de transición hacia estos escenarios en 2050 así como perspectivas para el futuro de la bioeconomía en Europa y en el resto del mundo, con un enfoque en la implementación de la bioconomía circular, sostenible y transformadora, no solo en la UE, pero a nivel mundial y con un marcado acento en el WE (nosotros) con el nuevo término BioWEconomy el cual tiene como prioridad no dejar a nadie fuera y así se toma del proverbio africano: “Si quieres ir rápido, ve solo. Si quieren llegar lejos, vayan juntos”. 

Puede consultar el informe en este enlace.

Imagen Noticia